Entender la Diabetes

Cuando comes, tu cuerpo convierte los alimentos en azúcar. El azúcar es lo que te aporta energía, como el combustible. El cuerpo usa la insulina para obtener el azúcar de la sangre e incorporarla en las células del cuerpo. Cuando tienes diabetes, el cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa bien. Como resultado, se acumula mucha azúcar en la sangre. Como consecuencia, se acumula demasiado azúcar en la sangre.

Hay dos tipos de diabetes: tipo 1 y tipo 2.

  • Diabetes tipo 1: el cuerpo produce poca insulina o no produce insulina por sí mismo. De las personas con diabetes, solo 1 de cada 10 tiene diabetes tipo 1. Por lo general, la desarrollan cuando son niños, adolescentes o adultos jóvenes. Las personas con este tipo de enfermedad deben usar insulina.
Leer más
  • Diabetes tipo 2: el cuerpo produce insulina pero no la puede usar de la forma adecuada. El tipo 2 es la forma más común de diabetes y las personas la pueden desarrollar a cualquier edad. Tener sobrepeso y no hacer actividad física aumenta las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2. Puede ser tratada con un buen plan de comidas, ejercicio y medicamentos.

Personas con riesgo de contraer diabetes tipo 2:

  • Tienen más de 45 años.
  • Tienen antecedentes familiares de diabetes.
  • Tienen sobrepeso.
  • No hacen ejercicio en forma regular.
  • Tienen un bajo nivel de colesterol HDL (“bueno”) o un alto nivel de triglicéridos, un tipo de grasa que se encuentra en la sangre.
  • Pueden tener presión arterial alta.

A veces las personas pasan por alto las señales de advertencia de la diabetes porque no experimentan síntomas, o los síntomas parecen inocuos. Es importante que hables con tu médico si has notado pérdida de peso inusual, micciones frecuentes, u hormigueo o adormecimiento en las manos o los pies.

Si tiene diabetes, intente mantener el nivel de azúcar en la sangre que le sugiera su proveedor de atención médica. Puede ayudarte a prevenir enfermedades graves como la enfermedad cardíaca o el accidente cerebrovascular, daños en los nervios o problemas oculares.

También te puede interesar: